Manifiesto

La razón fundamental de reivindicar nuestra reparación es el derecho legítimo que tenemos para ser reconocidos como víctimas de unas leyes inconstitucionales, aplicadas durante la dictadura franquista, que ni el cambio de régimen dictatorial a la democracia y su escenificación política mediante la aprobación de la ley de amnistia de 1977, ni 35 años transcurridos de supuesta democracia, han reparado la injusticia que se cometió con nosotros, como con miles de personas anónimas, al sufrir años de prisión por la aplicación de estas leyes.

Cuando decimos que tenemos legitimidad, nos basamos en los siguientes fundamentos:

– Dos de nosotros sufrimos la aplicación de la Ley de vagos y maleantes siendo menores de 18 años, cuando el encabezamiento de la citada Ley especificaba claramente su aplicación a personas mayores de esa edad: Manuel Martínez sufrió esta medida en el año 1969, teniendo 16 años de edad y Daniel Pont en 1967, con 17años (se adjunta copia de la “sentencia” de Daniel, no así de la de Manuel al no haber aparecido parte de su expediente judicial-penitenciario).

– La pervivencia de las citadas leyes durante la Dictadura y primeros años de la mal llamada “Transicion”, fueron unas medidas sin ningún fundamento jurídico democrático que respetase las mas mínimas garantías procesales judiciales, sufriendo todo el peso de las decisiones judiciales arbitrarias sectores sociales definidos como pobres, rebeldes, diferentes… Se condenaba a años de prisión sin cometer ningún delito o se añadían injustamente a sentencias por pequeños hurtos o robos, lo que paradójicamente ocasionaba la permanencia en prisión varios años sin derecho a ningún beneficio penitenciario (redención de la pena) o judicial (libertad condicional) o indulto ( que en la dictadura eran frecuentes).

– Con la aprobación de la ley de amnistía en la “Transición”, se argumentó que servía como medida reparadora para iniciar el cambio a una democracia constitucional. Los presos sociales de entonces solo tuvimos la “suerte” de ser beneficiados con un pequeño indulto a deducir de las grandes condenas que imponían entonces los jueces y las leyes de la dictadura. Y en ningún momento posterior se repararon las consecuencias de aquellas leyes especiales que sufrimos miles de presos sociales.

– Con los años pasados y ya con el PSOE en el poder, el Parlamento aprobó una ley de reconocimiento y reparación a los homosexuales y lesbianas que sufrieron la aplicación de dichas leyes por su condición sexual. Nosotros, como ex presos sociales heterosexuales decidimos acogernos a dicha reparación, con el argumento de que dichas leyes eran inconstitucionales y señalando la arbitrariedad con que se aplicaban a colectivos sociales determinados, cuando debía considerarse a todas las víctimas iguales, pues eran las mismas leyes sin ninguna garantía jurídica para todos los condenados independientemente de su condición sexual. Se nos rechazó la equiparación y el derecho a la reparación por parte de la comisión creada al efecto con el argumento de no haber sido homosexuales en el momento de su aplicación.

– Así mismo se nos rechaza el derecho a ser reconocidos como cotizados a la seguridad social los años trabajados en prisión como consecuencia de esas leyes especiales, cuando en las sentencias se especificaba “internamiento en establecimientos de trabajo penitenciario por tiempo…”, cuando en las cárceles de la dictadura ningún preso trabajador tenía derecho a la seguridad social.

– Desde que iniciamos el procedimiento para tener acceso a nuestros expedientes judiciales-penitenciarios hace unos 2 años, nos hemos enfrentado a toda clase de obstaculizaciones como: facilitarnos información errónea consecutiva, aparecer solo parte del expediente o no aparecer ningún rastro del mismo en el caso de Agustín Moreno. Quizás tenga que ver el dato de que los tres ex presos sociales reclamantes fuésemos ex miembros de la “COPEL” (Coordinadora de presos en lucha ) en los años 70.

Por la evolución similar en esta reclamación con la ley de aministía de 1976, en la que se ninguneó a los presos sociales víctimas de la dureza política y penal de la dictadura franquista, consideramos que de nuevo nos encontramos en el bucle de la historia, enfrentándonos a la negación de ser reconocidos víctimas de haber sufrido la aplicación de las citadas leyes especiales junto a homosexuales y lesbianas.

En la actualidad nos hemos adherido a la querella popular contra la dictadura y estamos valorando la posibilidad de iniciar el “via crucis” judicial (con las “amenazantes” tasas judiciales actuales…) para denunciar nuestro caso a la comisión de asuntos judiciales de la comisión europea en Estrasburgo.

Firmado:

– Agustín Moreno Carmona, ex preso social que paso 7 meses y medio de prisión por la Ley de vagos y maleantes y 3 meses mas por su sucesora Ley de peligrosidad social. Su solicitud de certificados de permanencia en prisión efectuadas desde la primavera de 2010 no aparecen, pese a solicitarlo en 3 ocasiones.

– Daniel Pont Martin, ex preso social que pasó 3 años de prisión en 1967 por la ley de vagos y maleantes, cuando tenia 17 años de edad.

– Manuel Martínez Santiago, ex preso social condenado a una medida de internamiento de 18 a 36 meses de prisión por la ley de vagos y maleantes en 1969 cuando tenia 16 años de edad. Y a 26 meses de prisión por la ley de peligrosidad social en 1976. Solo aparece parte de su expediente, faltando precisamente el relativo a la acreditación de haber sufrido el citado tiempo de prisión por dicha ley.

2 de enero de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s