¡Tristes ciencias! ¡Y tú más!

11078181_462029517289526_3234954471080723452_n

Tanto buscar, tanto buscar y en el Convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid no se ha encontrado el cuerpo de Federico García Lorca. Tampoco están los cuerpos de José Antúnez Becerra y Javier Guerrero Carvajal agonizando en el sufrimiento de los vivos. La publicidad organizada por el Ayuntamientos de Madrid pone en boca de sus investigadores asalariados que han encontrado a Miguel de Cervantes pero no pueden discriminarlo científicamente entre 17 calaveras halladas en la misma fosa. “¡La que tenga garguera!”, grita la Alcaldesa Ana Botella. “¡Estan todas peladas por 400 años de ultranza!”, contestan los antropólogos. Parece un programa de lavado de cara del Ayuntamiento realizando una prospección de memoria histórica virtual con resultado exitoso. Como fundamento lleva aparejada la construcción de un Panteón Monumento con el cuerpo de Cervantes repartido entre otros 17 cuerpos humanos, a efectos propagandistico internacional turístico de pelotazo con un reconocido y meritorio hombre de letras. Los científicos certifican que han encontrado 17 Cervantes porque no es posible uno sólo. La hermana de Cervantes también está localizada en una fosa común entre los cuerpos de numerosas religiosas. Por no poder discriminar el cuerpo de la hermana de Cervantes, el escritor de el Quijote no puede ser individualizado del grupo hallado en esa intranquila fosa. Conocían que Cervantes no tenía descendientes y que la familia directa estaba empaquetada en un fardo de huesos. “¡Y qué hacemos con las calaveras que sobran!”, dicen los antropólogos. “¡Las rellenamos para jugar a los bolos en el Palacio Real!”, responde la Alcaldesa. “¡Después del intento de olimpiada ahora no puedo fracasar! Coger esta bolsa con el oro que es mi reputación”. 

Cervantes también está localizado en el viento, viaja por todo el mundo al respirar el oxígeno durante toda su vida. Basta con poner un globo de aire en el Panteón con la leyenda aquí yace Miguel de Cervantes Saavedra.

Cervantes también está localizado en el agua, humedece a todo el mundo. Su cuerpo compuesto de un 65% aproximadamente de líquidos marca a la humanidad. Basta con poner un vaso de agua en el Panteón Museo con la leyenda aquí yace Miguel de Cervantes. Entrada al público 10 euros, bebes gratis.

Cervantes también está localizado en la tierra, porque durante toda su vida las células muertas de su piel regaron los continentes. Basta con poner una maceta con planta en el Panteón Museo, que por componente tiene el oxígeno, el agua y la tierra y nos dejamos de tantos rollos. Puesta la maceta leeríamos aquí yace Miguel de Cervantes y subsidiariamente Federico García Lorca.

Sí las ciencias son exactas en su aspecto generalista, están de suerte las abuelas y madres de Plaza de Mayo argentinas porque han descubierto a sus familiares desaparecidos gracias al esfuerzo y tesón de la Alcaldesa de Madrid Ana Botella y su equipo económico.

Por haber aparecido Cervantes a bombo y platillo para el turismo de pelotazo, cualquier persona antes de desaparecer está aparecida, siguiendo las ciencias generalista de los bobos. Quien es capaz de comprender que existe antes de morir por el estado natural de su vida, en abstracto o sin él también existe en su muerte conociendo que el fallecimiento proviene de una persona que estuvo viva en la misma ciencia generalista pedagógica de los bobos. Sí estas ciencias las hubieran conocido los hombres de letras como Cervantes y García lorca, seguro que hubieran hecho lo posible de denunciar en el pasado a los corruptos de futuro por cuestionar las artes como razones científicas verdaderas, con Ana Botella y su equipo económico a la cabeza.

Por contrapartida existencial, damos un paseo por las fosas carcelarias del borbonismo donde encontraremos cadáveres en vida como Javier Guerrero Carvajal, José Antunez Becerra, Noelia Cotelo Rivero, Xavier Corporales y otrxs que sin el acceso verificador por la incomunicación de los celulares carcelarios se impide descubrir más ampliamente las violaciones concretas de los derechos humanos.

Lxs cuatro presxs citados no pertenecen a las ciencias generalistas condenables por la ilustración letrada y científica metodológica. Razonadamente el estado es ladrón por sus miembros enchufados al dinero circulando con exceso y abundancia por sus ámbitos profesionales y bolsillos familiares. Por las fosas carcelarias borbónicas circula el dolor inquisitorial y la pobreza económica, la perpetuación de la víctima y la indigencia también en sus relaciones postpenitenciarias ante el vacío por miseria de la desocupación organizada. El sistema egoísta de los ladrones genera centrifugacion lesiva para que las mismas víctimas se vean forzadas al reingreso carcelario, excepto aquellos casos que tienen a familiares o relaciones de socorro que con esfuerzo cívico de lucha contra la corrupción evitan que la maldad de las ciencias generalistas vuelvan a chupar a las víctimas como habitantes fijos o a plazos de las fosas carcelarias borbónicas.

Cervantes y García Lorca también fueron prisioneros. A los muertos en vida actuales pudiéramos cambiarles la suerte si comprendemos cientificamente que son la extrema fragilidad del ser humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s